Leer más 2

Este proceso constará de dos fases:
La primera de ellas es la llamada fase extrajudicial que será el intento del deudor previa designación de un mediador concursal que nos ayude a llegar a un acuerdo de pago con los acreedores. Aunque la respuesta sea negativa esto será esencial para poder entrar en concurso.
Dada que la respuesta será negativa, con la participación del Juez se abrirá la vía judicial y por tanto el concurso en la que la administración concursal tendrá el control del patrimonio del deudor,  entonces,  dará paso a la liquidación para hacer frente a tantas deudas como sea posible en relación con un orden de preferencia para el pago de la deuda. 
Partiendo de esta base, y a través del denominado “Acuerdo Extrajudicial de Pagos”, trataremos de alcanzar un  compromiso de pago en condiciones favorables para el deudor. De esta forma, trataremos de lograr acuerdos  de re-estructuración de la deuda mediante una reunión con los acreedores, antes de acudir al concurso.
Lo ideal en esta reunión es lograr un acuerdo satisfactorio para las dos partes, en caso negativo, se irá al concurso consecutivo. Tenemos que tener claro que para poder beneficiarnos de la  exoneración de hasta el 100 % del pasivo ordinario, la Ley nos obliga a  intentar un Acuerdo Extrajudicial de Pagos.

WhatsApp chat